miércoles, marzo 15, 2017

CERVERA DEL RIO ALHAMA - Aguacilillo

Óleo sobre tela 100X100 ctm.
AGUACILILLO

¡Va por ustedes la montera, simpatizantes!

No soy ducho en artes tauro-máticos ni siquiera conozco las reglas del buen torero, en mi vida…larga por demás, solamente he visto una corrida, se sobre entiende, fiesta taurina en un sitio adecuado de tauromaquia; la plaza monumental de Barcelona allá por la década de los años 1946-47, tendría 16 o 17 años, toreaba el torero era Mario Cabré, los otros dos volaron de mi memoria : llevábamos un gran ramo de flores para homenajearlo, no sé el motivo porque mi madre llevaba un gran ramo de flores para lanzarlo al ruedo en su segundo toro si daba la vuelta al ruedo, que la dió, del torero susodicho; por motivos amorosos, vamos, seguro que no. En mi casa nunca habíamos visto un toro entero, aun no existía el toro de Osborne como símbolo brandi-español de las carreteras, en cambio si por partes nos era conocido el toro, en el plato estofado de restaurantes y en casas de buen ver; la llamada corrida de toros por entendidos o Fiesta Nacional, está, en muchos hogares, por lo menos catalanes no la conocíamos.

Tengo un amigo catalán de pura cepa, un gran entendido en el arte de la tauromaquia y un sabedor artista de pintar al óleo pases de capa, verónicas, chicuelinas, gaoneras etc.… picadores, banderilleros, muleta y, estoque, incluso me enseño a distinguir un pase de otro; la verdad es que nunca pude apreciar su buena voluntad en transformarme en aficionado de los toros, hoy, a pesar que mi amigo a su edad puede pintar cualquier pase taurino, ha dejado los toros por razones obvias a sus razonamientos y también por principios con los animales.

Nunca he sido un gran seguidor de fiesta taurinas, si algo me ha mantenido en ascuas en lo del toro a sido por las fiestas cerveranas: Santana y Sangil, poco o mucho ha permanecido la influencia en mí; la verdad del toreo, es que no son agradables las corridas de toros en mi forma de pensar, dicho eso, pienso que el prohibirlas es una equivocación, creo y casi estoy seguro que por su propio hacer con el tiempo se irán terminando, como muchas fiestas tradicionales de malos tratos a animales. A pesar de que muchos personajes cultos de nuestra historia han sido grandes aficionados a la fiesta, el pueblo, yo, tú, el, nosotros, por lo que sea, cada vez nos damos más cuenta que los animales también sufren en su manera de vivir y como no de morir. Bastante hacen con darnos su vida para alimentarnos ya que es una ley de vida primordial del hombre. Por el momento necesaria.

En un tiempo pinte unos cuantos cuadros al óleo de “La Fiesta de los Toros” no sé si fueron 4 ó 5 en unas medidas de 100X100 centímetros., fue una temporada que me dio por pintar motivos tradicionales y como no, los toros están en la tradición de nuestras fiestas, también puedo decir; que procure siempre que mis cuadros el motivo de la suerte de matar no estuvieran en ningún cuadro mío, no porque la muerte me de pena, es parte de la vida, es porque creo que es un motivo innecesario plasmarlo en un óleo pintado por mí cuando muchos expertos tienen pintada esta suerte.  Actualmente muchos rechazan ver esta suerte en la plaza, por ejemplo: Portugal. No compartida por todos los aficionados a la fiesta española. Lo dejo así.

 En la vida real, cada día tengo más pena por la muerte de todo lo que muere en nuestro entorno mundial con traumatismo hay tantas atrocidades; son siempre primeras noticias de telediarios, muertes inauditas, atroces que nunca se acaban. ¡Somos tan listos!
Como arte pictórico da mucho de sí, como arte taurino, seguramente para los aficionados también les dará de sí, lo puedo entender, pero no participar de ello. En mi caso yo ya no necesito ver la muerte del animal para ver arte en el torear, todo él, es una estampa para recordar de puro arte de otros tiempos. Su estructura, El Toro ya es arte.


GALIMATIAS

Me puedo definir lo que escribo yo mismo con el nombre gramatical, galimatías, ¿por qué? Son tantas cosas acumuladas a lo largo de años vividos en desorden en mi cabeza, algunas recordadas, otras esparcidas y otras olvidadas pero siempre retenidas en una nube de mi cerebro para salir de ella cuando ella quiera o intente buscarla en un momento dado, no siempre recordado.

Cuando me pongo delante del ordenador y voy a mi Microsoft Word para empezar a escribir se me hace un lío de María Santísima. Son tantas las cosas vividas en mi pequeño cuerpo, que me sobresalen por la punta de los cabellos, tengo que decir que tengo muy pocos, casi calvo, me he dejado la barba para compensar la fuerza del pensamiento, como Sansón en crecer su cabello; el mozalbete lo deja entre dos columnas con fuerza para derrumbar el templo. Esto no influye en revolverlo todo a la hora de plasmar mi pensamiento, que muchas veces ni yo me comprendo de cuando y como la naturaleza me ha dado tanto de lo tanto bueno, en sentido peyorativo, siendo hombre de mediocridad suficiente para abajo, incluso en el hablar me considero disléxico, en escribir doy gracias al ordenador por su ayuda, no es que tire mucho de él, simplemente algunas veces para ordenar mi pobre vocabulario discontinuo. Cambio las palabras, dejándome algunas letras en el olvido.

Me gusta todo lo que pueda comprender-se como arte: Cante, baile pintura, literatura, arquitectura y todo lo que se mueve en creación, sin dejar la manualidades que lo considero también  como arte, pero lo que más me gusta, es todo lo que nuestra cultura campesina nos ha dado en todo el largo de la vida; cultivar y ver sus excelentes frutos, verduras, viñas y trigales crecer, que de ellos han sacado nuestros abuelos, para que nosotros en un día pudiéramos comprender todas las demás artes, que siendo las artes necesarias para el espíritu, no podemos apartar las artes esenciales del cultivo que nuestra gente del campo cada día nos moldea para nosotros y, muchas veces, ni siquiera lo agradecemos ni lo comprendemos y nuestros hijos no es que no conocen pasan de ellos. Una lastima perdida.


A MI PUEBLO

He recorrido tus montes, tu río con alegría.
He subido a tu castillo, de niña de noche y de día.
Ahora sólo puedo verte sentada desde mi silla.
Estás más bonita que nunca ¡castillo del alma mía!
Tu rio cristalino baja y me hace compañía.
Cierro los ojos y pienso “ésta es la playa mía”.
Y sigamos recorriendo paso a paso, día a día.
Ya estamos en la caseta, la Virgen del Monte, arriba;
A Santa ana, a san Gil, que la soledad nos bendiga,
Que sigamos manteniendo a nuestra Cervera unida.
                                    
                                                                Mª Isabel Jiménez Garraleta