Buscar este blog

viernes, julio 14, 2017

CERVERA DEL RIO ALHAMA - Otoño

Óleo 100X100


OTOÑO

Vuelven las reservas blancas en esta serie de pinturas junto con el tema la mujer y el niño, arropado con la vestimenta de la madre y con las cabezas cubiertas con sendas pamelas para soles y viento; los colores se transforman, siniestros los grises y los siena ocupan un lugar más profundo oscuro en el cuadro, las reservas no son todas blancas hay atisbos de líneas amarillentas cómo si quisieran aflorar parte del sol del verano en decadencia que se nos va apaciguando día a día; la mujer y el niño siguen con los colores rosa de la vida, fuertes alegres de seguir viviendo a toda costa, el manto azul recordando cielos y mar que persiguen y perseguirán in eternum. Una pintura que solamente tiene importancia para mis adentros y que seguramente nadie tiene a cuenta lo que yo pueda ver, que me repito en mis conclusiones, de esto doy fe, en su momento ni siquiera pensé lo que al paso de los años puedo interpretar en mi pintura, algunos verán más allá y otros ni siquiera verán el motivo del cuadro, pero para mí lo importante es haberlo pintado y en estos momentos, incluso intentar descifrarlo. Que no es moco de pavo intentar un psicoanálisis de mi propio cuadro.

A LOS ENFERMOS DE ALZHEIMER

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es una alteración neurodegenerativa que suele aparecer a partir de los 65 años, aunque también puede presentarse entre gente más joven. Cuando una persona padece la enfermedad de Alzheimer, experimenta cambios microscópicos en el tejido de ciertas partes de su cerebro y una pérdida, progresiva, pero constante, de una sustancia química, vital para el funcionamiento cerebral, llamada acetilcolina. Esta sustancia permite que las células nerviosas se comuniquen entre ellas y está implicada en actividades mentales vinculadas al aprendizaje, memoria y pensamiento. Así lo he leído así lo transcribo.

No sé si todo lo que más o menos científicamente describe este pequeño párrafo, es el Alzheimer, supongo que a nivel humano será mucho más y con unas consecuencias mucho más desgarradoras; nosotros familia pudimos comprobarlo, el Alzheimer, pero incluso puedo decir que lo pasado no fue tan penoso, la pérdida de memoria del familiar casi diría que fue alegre, tuvo muchos momentos que no recordaba nada, pero su pérdida de memoria, gracias a una señora emigrante marroquí (Jana, gracias) que estuvo a su lado cuidándolo con fina humanidad, tampoco nos pareció un gran trauma ya que el paciente era dócil y parecía que el mismo se comprendía, tal vez sea una sensación que uno percibía, se fue apagando silenciosamente hasta encontrar el reposo eterno.

De estos enfermos, sólo pido paciencia para los familiares; más yo de lo que quiero hablar es de nuestra clase política que tenemos instaurada en este país llamado España, para mi manera de pensar se me han terminado los adjetivos ya no sé cómo llamar a estos políticos cada vez que los veo formular sus declaraciones veo a todos ellos con la gran enfermedad llamada Alzheimer que muchos políticos padecen en estado avanzado de degradación, son de visita diaria de comprobación; no saben, no contestan o no entienden, no recuerdan, ni siquiera, donde estuvieron o desempeñaron sus funciones políticas, de pena, algunos no llegan a los 65 años y ya están caóticos; en cambio, si se les enciende la bombilla de la falsedad y recuerdan quien era uno de los tesoreros de su partido en sus momentos de reparto de sobres, según ellos y coinciden era Álvaro Lapuerta, hombre que seguramente padece de verdad la enfermedad de Alzheimer y ya no tiene derecho a declarar ni siquiera poder recordar, pero si a que todos lo inculpen como gran solución de sus quehaceres de corrupciones enramadas . –Qué más da, este ya no nos puede dañar-. De pena, que los españoles pasen de responsabilidades políticas con tanta tranquilidad, sólo pensando que el robar, si no lo hace este político, otro será el que lo hará. Me maravilla esta manera de razonar y que en las urnas no se condenen todo este desbarajuste de corruptos partidos, aun que sean sus adictos a las siglas PP, partido gobernante, liados a su propio presidente.


LAS LLAVES DEL PARAÍSO

Llaves que siempre abristeis
las puertas del Paraiso,
ya nunca seréis lo que fuisteis
y sabemos que estáis tristes
y vuestro gozo perdido.

¿Por qué lloráis afligidas?
¿Por qué estáis desconsoladas?
¿Por qué gemís desoladas
en un bolsillo perdidas?
¿Por qué ni la mano ardiente
no siente ya el frenesí
que al abrir aquella puerta
se sentía estando allí?

Amigas, todo acabó,
Para abrir aquella puerta
no servís las llaves no,
ya cerraron bien por dentro
con el oro que otro dio.

Hoy con tristeza os devuelve
Quien con fe las recibió,
no sirven para la cárcel
de un amor que ya murió.
Que en un oscuro anaquel
las guarde en cofre cerradas
para que no sean halladas
por nadie que no sea fiel.

                       
Alfons Gilaber Clua, Enero de 1964

No hay comentarios: