Buscar este blog

jueves, agosto 10, 2017

CERVERA DEL RIO ALHAMA - Primavera

Óleo 100X100


PRIMAVERA



En la primavera todo se altera, los colores se purifican, cada color sabe donde pertenece, se pueden mezclar entre ojos medio cerrados y dar un tono subido a la vida de alegría de colores, normalmente son puros por no decir inmaculados, los verdes son verdes y los amarillos soleados y el disco de Newton se paraliza para que cada color sea su color y no el conjunto de girar el disco para conseguir el blanco inmaculado, que por desgracia creo que ya no existe. Las personas empezamos a traspirar dejando que nos invada un suspiro de finura en nuestro cuerpo después del letargo del inverno, deseosos de agiles ropas en nuestro cuerpo. Transpirar nuestros propios sumí-sudores nos mola. 

Sin pensarlo cuando pinte este cuadro quería interpretar todo lo dicho antes y mucho más, seguramente no lo conseguí, pero lo intente, con el tiempo me doy cuenta al mirar el cuadro que los enmarcados se diferencian uno del otro, como el día y la noche tratando los colores que tanto el día como la noche no pierdan el sentido de primavera.

La mujer con su pamela y la margarita del (sí o el no) de consulta del amor latente, en la primavera que la sangre altera, nos dará su para bien en todo el simbolismo que conlleva del amor de suspiro.

La bandeja de flores matiza el tiempo que nos lleva a un tiempo corto de nuestra existencia, recordándonos que todo minuto de nuestra existencia es finiquita por momentos, siendo en su momento una alegría para nuestros sentidos el estar siempre dispuestos a primaveras momentáneas de finales terminales.

El contorno y sus fondos enmarcados pienso y quiero creer que es pura casualidad del momento que pase pintando toda esta serie de cuadros que sin pensarlo y dejar mi mente a su albedrio supo interpretar la primavera lo mejor que pudo, sin contar con mi voluntad soñada. No siempre el pensamiento acompaña a la realidad más bien es la realidad que al final nos lleva a su feudal, incomprensible para nuestra pequeña realidad. 

OCTOGENARIOS EN REUNION EN LA PLAZA DE SAN GIL

Las 6:30 ó 7 de la tarde empiezan a salir de tardes de siesta veraniega los vecinos de sus casas (como los caracoles) que viven por los alrededores de la plaza de San Gil, nos reunimos en dos bancos (no de €uros) en sillas que aporta algún vecino y los bancos del Ilustre Ayuntamiento C.R.A uno de madera y otro de hierro transpirable allí se nos sentamos más bien se sientan ya que predominan las mujeres, algún hombre participa en la debatida discusión de la fresca de tarde. El hombre con vergüenza se sienta y da su explicación porque se sienta; para reposo y por ver que entre todos, una voz masculina siempre es necesaria entre tanta diversidad de pensares femeninos de experiencias acumuladas de años de maridos cerveranos; hay una gran diversión a pesar de años sumados entre todos. 

En fin empieza el debate, al que no le falla la vista, le falla el oído y al que no, le falla todo, el humor sigue a pesar de todo en nuestros pensares. Vivimos a pesar de los hijos que nos dan por muertos, por chochos viejos.

Una.
Saves quien es esta que ha pasado con este niño tan hermoso.
Otra.
Pues chica no lo sé , me parece que es forastera
Una.
Qué va, es la de la hija de la Patro, los que hace años se fueron a Zaragoza, les ha ido muy bien en todo lo que han tocado, eso si, el hijo se les separo y se junto con una pelantrusca que ni te cuento, mal, pero que muy mal.
La de más allá.
Es la primera noticia, no sabía nada, somos tantos fuera de Cervera, que se me olvidan las caras y las personas.
La Otra.
Sabéis lo que se cuenta del Dimetrio, si aquel que se fue a Euskadi a trabajar , de esto hace años y compro un piso moderno en el barrio se murió en Pais Vasco, lo trajeron y lo enterraron en el cementerio de arriba, cuando toda su familia era del barrio de abajo, no me digas, pues si e incluso los funerales fuero en Santa Ana, como ella la Milinas era del barrio así lo dispuso, la familia del Dimetrio no estuvieron de acuerdo pero ella con muchos botones así lo dispuso.
La forastera cerverana.
Muy bien no me parece, creo y pienso que si la familia está en el cementerio de Abajo algún respeto se merece de que estuvieran todos juntos.
Yo.
Con muy poca voz, la tengo débil... Que más da, lo enterraron donde sea que le importa al muerto, lo demás son perjuicios familiares, os comportáis al expresaros de esta manera como verdaderas extremistas separatistas. Como mi voz es tan débil y, la falta de oído de todos es tan extrema, nadie me hizo caso. Me calle y a escuchar que es lo mio.
Otra.
Púes, no te digo nada del cura, dice que por las pocas personas que tiene en sus novenas dejara de dar los actos religiosos en la parroquia de San Gil, lo dejará en manos de una feligresa que se sabe todos los pasos de la liturgia igual que o mejor que el e incluso puede sermonear de tanto que sabe, hay que ahorrar, y a falta de curas buenas son las mujeres.
Yo. 
Vuelvo a intentar participar, esto ya se acerca a mis pensamientos, creo que no hay que discriminar a nadie en el pensar del más allá.
Otra.
Más “progue” de 70 años en esto tienes razón por qué no podemos consagrar y celebrar la Santa Misa como un hombre, si Jesucristo la historia lo define como indefinible.
La de más edad
Pero que chorradas estás diciendo, para mí sólo vale lo que aprendí de mis antepasados y esto va a misa.
Una pensadora
Anda ya, tú aun estas en el libro de cuentos de María Sarmiento que nunca contó nada.
Un servidor
Me rindo, aunque no me oigáis, estoy con todo lo que digáis, sois fabulosas, por mucho que algunas o algunos que pasa por vuestro alrededor también os critique por criticar, sin darse cuenta que el hablar esta en nuestra lengua unos más viperina otros suavizada, pero al final todo es hablar. ¡Y qué bonita es a nuestros años es hablar y también razonar!

CANTO A LA MUERTE

¡Oh Muerte!
Porque te escondes cuando te busco,
porque no bienes a liberarme
de esta vida de malandante
que está apretando mi ceño,
que será de mi si no consigo
la paz del alma y gozar de ella,
porque vivir siempre en querella
dentro de un mundo que es tan aciagado.

¡Oh Muerte!
Porque he amado con gran pasión
si nunca nadie me ha comprendido,
¡ellos de mi que han aprendido
que así han rasgado mi corazón!
Deja que arrulle tu gran figura
y que implore tu compasión,
que si en mi vida falta ternura
para que quiero la salvación.

¡Oh Muerte!
Si el amor fuera ternura
y la amistad no fuese mito,
que ven en ti, un monolito
que normalmente delira,
¿Por qué y para quie he de vivir
en esta grey tan mezquina,
donde el bueno ha de sufrir
y al malo se le deifica?

¿Oh Muerte?
Tú, sólo tú, ves en mi faz
los surcos de un gran amor,
celosa la tierra de mi dolor
me llaman y ofrecen su eterna paz,
si la vida eres lo último,
para el que ama eres vidente
y cerrando los ojos ve ya en Oriente
la luz que irradia, el amor divino.

¡Oh Muerte!
Última poesía de la vida.
abrázame fuertemente,
llévame suavemente
hacia tu mansión sombría,
porque lo de acá es temporal
y dulce como el pecado,
más…prefiero tu amor macabro
porque ,este es inmortal.


          Alfonso Gilabert Clua, mi padre, octubre 1965

No hay comentarios: